11/4/08

INDYMEDIA: UNA RED MUNDIAL DE CONTRA INFORMACION


En 1999 se reunía en la ciudad de Seattle, EEUU, la “Ronda del Milenio” de la OMC (Organización Mundial de Comercio). Luego de una década de reinado de las políticas neoliberales en la mayoría de los países de occidente un número importante de organizaciones sociales deciden reunirse en un gran acto el 30 de Noviembre, fecha de inauguración de la Ronda, con la intención de expresar su repudio a las políticas de ajuste en las calles de Seattle.

La concurrencia de la contra cumbre, con representantes de más de 100 países, desborda todas las estimaciones previas y el 30-11 más de 50000 personas logran paralizar el centro de la ciudad. Las autoridades y la mayoría de los delegados de la OMC quedan bloqueados en sus hoteles, por lo que la inauguración oficial tiene que ser suspendida y el desarrollo de la cumbre corre serio peligro.

Las fuerzas policiales tardan en reaccionar, y la salida que encuentran es desatar una feroz represión contra los manifestantes, que hasta ese momento, tenían una actitud pacífica.Una síntesis de la postura de los movimientos antiglobalización la podemos encontrar en la frase: "No estamos contra el comercio internacional (trade); estamos a favor de un comercio justo (fair trade) y en contra del llamado libre comercio (free trade)".

La batalla en las calles de Seattle se conoció como el N-30, y no solamente fue un bautismo de fuego para muchos jóvenes militantes que comprendieron que el poder solo respondería a los reclamos con violencia, sino que implicó un llamado de atención respecto a otra batalla, tan importante como la callejera. Me refiero a la batalla que se desarrollaba en el terreno de la opinión pública: las principales cadenas de radio y TV, amén de los diarios más importantes de cobertura nacional (que son los que fijan la agenda) tomaron partido por la OMC, retratando a los manifestantes como potenciales insurgentes que podrían poner e jaque al intercambio comercial internacional y al sistema institucional de los EEUU.

En general, la falla de la cobertura mediática se originó al ignorar una de las premisas básicas del periodismo: publicar los puntos de vista de todos los actores comprometidos en los acontecimientos narrados.

Si bien el abanico de organizaciones reunidas en Seattle dio lugar a un nuevo colectivo, heterogéneo y variopinto, que buscaría definir su idiosincrasia en nuevas manifestaciones antiglobalización (protestas contra el ALCA en Quebec, la Unión Europea en Goteborg, el BM en Barcelona y el G8 en Génova) es en el Foro Social Mundial de Porto Alegre, Brasil, en 2001 donde se comienza a discutir de manera orgánica como construir una alternativa al sistema capitalista, los partidos políticos que lo representan y los organismo multinacionales que lo administran a nivel global.

Entre las alternativas que se consolidaron desde el N-30 encontramos un colectivo formado por hackers y comunicadores que se plantearon ser una “alternativa comunicativa al imperio de los grandes Mass Media”.

Se trata de la red Indymedia, un portal de contra-información que sube a la red noticias relacionadas con la política, la cultura, la economía y los avatares de los movimientos sociales. Nacido originalmente en Seattle, con fines organizativos de cara al N-30 y para contrarrestar la versión de los medios tradicionales, en poco tiempo este modelo de publicación libre (acceso abierto para subir noticias o crónicas) que genera una gran interacción entre sus usuarios, pronto se extendió por todo el mundo, incluyendo una versión argentina.

Esta es solo una parte de la historia, ahora los dejo para que ustedes vayan construyendo su propia historia mientras navegan entre noticias que seguramente no verán en la tapa de ningún diario…En los próximos post voy a profundizar la temática de la comunicación alternativa, tanto en el plano académico como práctico, tratando de reflejar su vigencia a partir del maridaje con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

.