16/6/09

¿PARA QUE SIRVE LA SEMIOLOGIA?

.
Los docentes solemos recurrir en el transcurso de una clase a la pregunta ¿se entiende hasta aca?, o en su defecto ¿hay alguna duda? en el cierre de cada tema o concepto.
La respuesta, en líneas generales, suele ser un silencio que ambas partes, docentes y alumnos, asumen como una convención que refiere que "todo se entiende", pero que en la realidad quiere decir muchas cosas... todas difíciles de decir, y por ende, difíciles de entender.
Por suerte, cada tanto, nos encontramos con voces inquietas que agrupan una serie de palabras para emitir una pregunta que rompe con la puesta en escena de la clase donde "todo se entiende".
De esas pocas preguntas, ultimamente me sorprendió esta: ¿para que sirve la semiología?
Bingo!, dije, y trate de dar una respuesta solida y coherente sin morir en el intento.
Esa respuesta continua en el presente post.
Lo primero a mencionar es la diferencia entre los lineamientos que la Semiología adopta en las carreras de Comunicación, donde se aplica como herramienta para "leer" textos de los distintos formatos mediáticos-comunicacionales (prensa escrita, noticieros televisivos, videoclips), versus la Semiología de las carreras de Humanidades, más relacionada con la crítica literaria o textual...
Esta diferencia es la que Umberto Eco menciona en la introducción de "Semiótica y filosofía del lenguaje": existe una semiótica general y una semiótica aplicada.
Las semióticas generales diseñan e interpretan las condiciones de producción de sentido, los modos de producción de significación de los fenómenos sociales; mientras que las semióticas aplicadas son descripción de una gramática de producción de sentido, de una forma de funcionamiento textual (entendiendo texto en su acepción amplia).
Es obvio que en el marco de una materia relacionada con el campo de la comunicación adoptamos la acepción que entiende a la semiología como una disciplina que nos permite dar cuenta de la construcción de los fenómenos sociales partiendo de la base de entender dichos fenómenos como configuraciones significativas. Es una una mirada que permite dar cuenta de los mecanismos con los cuales, sobre materialidades diversas, damos sentido a nuestra realidad.
Un semiólogo tendría, si aceptamos estos conceptos, la responsabilidad de dar cuenta de los procesos discursivos mediante los que las diferentes culturas logran dar intelegibilidad a sus propias prácticas sociales.
Y este es el salto en calidad de los últimos treinta años, una diferencia relacionada con el tinte político, casi militante, que adopta un tipo particular de semiología preocupada por hacernos ver "mejor" al mundo, o en todo caso mostrarnos al mundo como un objeto "construido", alejándonos de la idea de lo "natural".
Si nada de lo que nos rodea en el plano social es natural, todo es construido a partir de procesos que generan sentido sobre las materialidad circundante, eso quiere decir que existe la posibilidad de "otro" mundo, de generar otro sentido...
Muchas veces he entrado en polémica con otras miradas que tildan de romántica esta posición "politizada" de la semiología. Pero sin dudas al dar cuenta de los sentidos que construye una sociedad (al advertir, atender y colaborar a comprender su dimensión plural mediante el análisis de la construcción de distintos fenómenos) ayuda a democratizarla, que no es poco.
Aunque no este escrito en ningún lado que la finalidad práctica de la semiótica sea transformar el mundo, el pensamiento crítico acerca de la realidad que implica la mirada semiológica es un modo de cambiar actitudes pasivas y de forzar, desde esa nueva mirada, una duda permanente sobre todos los valores heredados. Sin dudas Barthes, en su obra y en su vida, es un fiel ejemplo de esta posición.
A título personal, entiendo que como docente con cierta formación básica en semiótica es mi responsabilidad transmitir a los alumnos que si el sentido es un producto social y la cultura es una interacción de discursos, ellos también tienen un papel importante en su producción, en la reproducción de un orden social, ideológico.
Por todo esto tienen también una responsabilidad en sus prácticas, ya sean discursivas o no, siendo mi primera responsabilidad que asuman esta situación.
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que me podrías decir de como aplicar la semiología en nuestra vida cotidiana, como seres humanos y nuestra labor diaria como podriamos aplicarla. Gracias.

Anónimo dijo...

Muy bueno el blog Pancho, Nunca es tarde para tratar de transformar nuestras vidas,linda nota, es bueno nutrirse de cosas positivas.