24/7/09

POLITICA E INTERNET

.

Javier Del Rey Morató, Profesor de la Universidad Complutense de Madrid, analiza cómo los candidatos utilizan la Web 2.0 y de qué manera impacta ésta sobre los votantes. Además les presento un comentario sobre su último libro publicado en España.

“Desde la irrupción de la televisión, y aun antes – piénsese en Adolf Hitler–, los candidatos han de ser actores consumados”, remarca Javier Del Rey Morató, Profesor de la Universidad Complutense de Madrid y autor del libro la Comunicación Política, Internet y Campañas Electorales. “Antes y después de la invención de la Web hubo y hay personalismo. Ronald Reagan, ex primer mandatario de Estados Unidos, sabía que estaba interpretando el guión de una película que duraba cuatro años y que admitía una segunda parte. Por eso, en su segunda campaña electoral, dijo aquel mensaje memorable: ‘Todavía no han visto lo mejor’. En tanto, Bill Clinton consideró que el Presidente ‘es un guionista, el realizador y el principal actor de una secuencia política que dura el tiempo de un mandado, al estilo de las series de gran audiencia, como 24’. Es decir, hoy las campañas electorales se sirven de los inagotables y omnipresentes recursos de Internet para conseguir que su narración penetre en el espacio privado, pasando por encima de los periódicos, radio y televisión, quienes tarde o temprano tendrán que aceptar en sus contenidos lo que se va abriendo camino desde la red”, avisa Del Rey Morató.

– ¿Considera que la Web 2.0 puede generar una modificación de la democracia? ¿O simplemente sería una metamorfosis de la videocracia?

– Teóricamente la Web 2.0 puede ser la nueva democracia. Desde luego lo es en potencia, ya que no “en acto”, por decirlo en jerga aristotélica. No hay que olvidar que no vivimos en democracias, sino en poliarquías. Esto es: sistemas razonablemente abiertos a la participación y al diálogo, en el que distintas elites vertebradas en partidos políticos compiten por la captación de un recurso finito – el electorado– mediante estrategias de comunicación. Pero la Web 2.0 supone la irrupción de una comunicación circular, que se retroalimenta, en la que el receptor es autor y emisor y no mera terminal pasiva como en la televisión o en el periódico. De esta manera, el control está más difuminado, y en cierto sentido pasa al ciudadano o es compartido, ya que él tiene la última palabra.

–¿Cómo irrumpe Internet en el discurso político?

– Irrumpe como plataforma multimedia capaz de generar nuevos juegos de lenguaje, interactividad, participación del sujeto individual y social – el elector, los ciudadanos individuales, los grupos sociales–, haciendo que el discurso político deba competir con otros recursos y tenga la obligación de atender mejor las demandas de los ciudadanos. El caso Obama es paradigmático: ya no habrá nunca más campañas electorales clásicas, basadas en los mass media solamente, porque el período del reinado de la televisión pasó a la historia. No es que haya sido derrocada si no que hoy comparte el poder con otro soberano que es Internet o la sociedad trepada a la red.
.
Fuente: sadop.net

"Comunicación Política, Internet y Campañas Electorales", Ed. Tecnos, Madrid, 2007.

En estas páginas el autor examina las novedades de la comunicación política, que bosquejan la democracia del siglo XXI: el regreso de Dios a algunas campañas electorales, el populismo latinoamericano, el fenómeno de la nueva izquierda –atenta a la distribución, más que a la producción, y a la gestión de la gramática de las formas de la vida-, y la irrupción de Internet en el discurso político.
Analiza la comunicación política en términos de juegos de lenguaje, en los que se produce el lazo social, al tiempo que se manifiesta la agonística de la democracia, es decir, la lucha por la conquista del poder, que tiene una componente lúdica, y que se sirve del lenguaje para conseguir sus fines.
El profesor Javier del Rey Morató analiza campañas electorales en la Unión Europea, en los Estados Unidos y en América latina, y encuentra que todas las campañas son semejantes, es decir, perfectamente previsibles: los candidatos aparecen como actores profesionales que ejecutan diversas jugadas en el contexto de varios juegos, de los que esperan una eficacia persuasiva.
Los juegos de lenguaje de la teoría lúdica de la comunicación política —creada por el autor— son concebidos como matrices de argumentación. Nos permiten conocer las campañas electorales concluidas —en líneas generales, también las que nos esperan—, y constituyen un eficaz antídoto que permite al ciudadano defenderse de la manipulación que contra él perpetran los políticos.

Otros libros publicados por Del Rey Morató:

1. Lecciones de Teoría General de la Información, UDEP, Perú, 1973.
2. Cultura y Mensaje, Pablo del Río Editor, Madrid, 1976.
3. Tres Épocas en la Obra de Moles. Análisis Crítico de su Producción Científica en el marco del Instituto de Psicología Social de la Universidad de Strasburgo. Editorial Universidad Complutense. Madrid. 1981.
4. Imagen de América Latina en la Prensa Española, Facultad de CCII. UCM. Madrid. 1987.
5. Crítica de la Razón Periodística, Editorial de la Universidad Complutense. Madrid. 1988.
6. Facultad de Ciencias de la Información. Investigación y Docencia. Número Extraordinario de la Revista de la Facultad de CCII. UC. Madrid.1988. (con Jesús Timoteo Álvarez).
7. Don Quijote y Maquiavelo en el País de los Medios, Editorial Fragua, Madrid, 1989.
8. Epistemología de la Información, Fragua, Madrid,1989.
9. La Comunicación Política, EUDEMA, Madrid, 1989.
10. Democracia y Posmodernidad, Complutense, Madrid, 1996.
11. Los Juegos de los Políticos, Editorial Tecnos, Madrid, 1997.
12. El Naufragio del Periodismo en la Era de la Televisión, Fragua, Madrid,1998.
.