13/5/13

MAS VOCES, MAS COMUNICACION

Imagen de la trasmisión televisiva del debate por la reforma judicial.
Jorge Rivas es un militante del Partido Socialista que desde 2007, primero como Vicejefe del Gabinete de Ministros de la Nación y luego como Diputado Nacional, se destaco por sus aportes tanto en la gestión desde el Poder Ejecutivo Nacional o en su tarea como legislador.
Victima de un asalto violento quedó cuadripléjico por lo que actualmente se traslada en silla de ruedas y se comunica mediante un programa de computación especialmente diseñado ese fin.
Comparto con Uds. una nota del diario Página/12 que da cuenta del tratamiento legislativo de un importante proyecto presentado por el diputado Rivas.

Lunes, 13 de mayo de 2013

Fomento a la otra comunicación

Por Ailín Bullentini

El proyecto de ley firmado por Rivas es acompañado
 por la Asociación de Revistas Independientes. Imagen: TELAM.
El proyecto de ley apunta a dar “la protección del Estado a medios gráficos independientes no sólo del poder político sino también de los sectores concentrados de la economía”, en palabras de Jorge Rivas, quien mañana presentará la propuesta.

El trabajo sostenido de comunicadores y comunicadoras que, en varios casos desde hace una veintena de años, sostiene desde la autogestión publicaciones propias, ofreciendo canales que replican voces olvidadas por los medios hegemónicos, desembarcará mañana en la Cámara de Diputados con la intención de solicitarle al Estado reconocimiento y apoyo para asegurar su existencia. El proyecto de ley de Fomento a la Producción Autogestiva de Comunicación Social por Medios Gráficos y de Internet, que entre otras cosas propone declarar al sector como “patrimonio cultural argentino”, será presentado mañana al mediodía por el diputado kirchnerista Jorge Rivas y comenzará a recorrer el camino de debate en comisiones con el aval del presidente del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, y los legisladores Carlos Heller, Adriana Puiggrós y Omar Plaini, entre muchos otros.
“Somos muchos los que queremos que la comunicación vuelva a ser una herramienta de cambio social mientras nos ganamos la vida trabajando”, señalaron desde la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (Arecia), el colectivo que integran más de 250 revistas, la mayoría de las publicaciones que participaron de la elaboración del proyecto. La iniciativa surgió en base al análisis de la problemática que enfrentan las revistas en materia impositiva, protección de la circulación y acceso al financiamiento, entre otros puntos.
Para quienes desarrollan La Garganta Poderosa, la publicación de cultura villera que sostienen desde hace más de dos años los barrios que integran la organización de base La Poderosa, la realidad de las publicaciones autogestivas es “muy cuesta arriba. Cuando salir a los quioscos es un malabar; cuando la realidad financiera de revistas de excelente calidad como Barcelona pende de un hilo, es terrible”. Por eso consideran que el proyecto de ley que impulsan junto a sus pares en la lucha de la comunicación comunitaria “es un paso trascendental y necesario”.
Rivas, el diputado que asumió la presentación del proyecto en el Congreso, coincidió en la necesidad de la norma, ya que “aporta la protección del Estado a medios gráficos independientes no sólo del poder político, sino también de los sectores concentrados de la economía”. La propuesta lleva la firma de una docena de legisladores del bloque oficialista, incluido el presidente Agustín Rossi. También cuenta con respaldo de las carreras de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Universidad Nacional de Quilmes y la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. La presentación del proyecto se llevará a cabo mañana, a las 13.30, en el salón Delia Parodi del Congreso.
El proyecto “completa lo ya dispuesto por la ley de medios” audiovisuales, ya que “protege el interés del público de contar con una mayor pluralidad de voces en el periodismo y enfrenta a quienes monopolizan esa actividad”. “El debate ya está dado, es el que sostuvo y nutrió la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”, aportaron desde La Garganta Poderosa y remarcaron: “Lo que necesitamos es que haya manos levantadas que posibiliten a una comunidad qom tener una revista como la habilitaron a tener una radio”.
La iniciativa promueve declarar “patrimonio cultural argentino” al sector de revistas culturales, a las que entiende como “empresas sociales” de comunicación, de “producción independiente y autogestiva”, definición que excluye de los beneficios previstos a colectivos vinculados con grupos económicos nacionales o extranjeros. Además propone la creación de un fideicomiso para nutrir a las publicaciones de subsidio y crédito, a tasas blandas y en el mayor plazo de pago posible, además de una serie de beneficios que incluyen la exención del IVA en toda la cadena de producción, del impuesto a las Ganancias y los derechos de exportación e importación.
El sector que elaboró, milita y requiere la norma –sólo en Arecia confluyen 256 publicaciones– representa, en promedio, una tirada de 350 mil ejemplares mensuales, leídos por casi un millón y medio de lectores, cuya circulación aporta a la industria gráfica pyme regional alrededor de 1.750.000 pesos por mes. Para Inés Marquevich, directora de Güarnin –publicación del Oeste del conurbano, impulsada desde la Cooperativa de Trabajo para la Comunicación Social y miembro de Arecia–, la ley significa el “reconocimiento al trabajo de todos estos proyectos, cuyo esfuerzo es grande por dar lugar a voces silenciadas por los medios hegemónicos, por comunicar todo eso que existe y que no tiene un espacio en la comunicación masiva”. “Existimos desde hace mucho, sostenidos solamente por el ímpetu de nuestros lectores, que confían en nosotros. Es tiempo de que el Estado nos reconozca”, afirmó Claudia Acuña, creadora y editora de Mu, el periódico de la cooperativa de comunicación La Vaca.