5/4/11

U2 EN ARGENTINA: LA ULTIMA NOCHE



Durante los últimos dos años tuve la oportunidad de asistir a la mayoría de los recitales y festivales internacionales realizados en Buenos Aires. R.E.M., Depeche Mode, New Order, Radiohead, AC/DC, Kiss, Madonna, Pet Shop Boys y siguen las firmas...
.
Algunas de las giras contaban con una producción importante, otras eran más austeras, siendo la austeridad una apuesta artística. Sin duda con una guitarra y un seguidor a más de uno le basta para conmover a miles, pero las reglas del show business demandan redoblar la apuesta permanentemente obligando a poner sobre el escenario toda la parafernalia tecnológica que sea posible.
.
Nada de esto es novedoso, si no fuera por la desmesura que se ofrece en la gira 360º Tour de U2. "Más de lo posible" me suena como una descripción ajustada para un escenario que ocupa la parte central del campo de juego y permite utilizar los cuatro laterales del estadio logrando que el sonido se expanda desde el centro en 360º grados y que los efectos lumínicos alcancen una dimensión única.


Algo similar ofreció La Renga hacia finales del 2004 en el Estadio del Club Atlético Huracán, con una plataforma giratoria para la batería y cuatro micrófonos que permitían a los músicos estar, aunque sea por momentos, de frente a todo el público que rodeaba el escenario. La primera pregunta que ronda por la cabeza después del show de U2 en La Plata es: ¿como van a superar esto en la próxima gira? No parece posible, pero el plan viene funcionando desde hace varios años.


El Pop Mart Tour, luego la gira de Vértigo... todos momentos cumbres en la historia del espectáculo para masas, que por suerte pudimos ver en Argentina, aunque hoy el 360º Tour quede por lejos en el primer lugar de la lista.


Desde lo artístico es destacable la inclusión en el repertorio de canciones poco transitadas en vivo como "Miss Sarajevo" "Hold me, thrill me, kiss me, kill me" o "Until the end of the world". Vale la mención para "Pride", tal vez la canción de estadios por antonomasia. Al igual que en los cierres de los distintos tramos de la gira la última noche en Argentina tuvo un invitado local, en este caso el gran León Gieco que aprovechó la oportunidad para homenajear a los combatientes de Malvinas con las estrofas del himno, hoy por hoy universal, "Solo le pido a Dios".



Bono habló. Habló mucho tratando de de buscar un vínculo entre irlandeses y argentino.


Dijo: "Creo que los irlandeses los argentinos hablamos demasiado. Bebemos demasiado. Somos religiosos, y cuando no estamos discutiendo con Dios discutimos con los ingleses. Ustedes tienen una pequeña ventaja sobre nosotros en el fútbol, pero en el rugby le damos una patada en el culo. Somos un país pequeño, y ustedes son un gran país, pero nuestro ego es tan grande como el suyo, nos creemos que inventamos todo".


También recordó que uno de nuestros héroes es un irlandés, el Almirante Brown, y como un rezo repitió incontables veces “no se olviden de nosotros”, como si se tratará de una despedida sin retorno.


No busquen la típica imagen demagógica del celebrity con la remera del seleccionado argentino, por que no la van a encontrar… pero tenemos himno nacional en armónica (¿Los Piojos?) y canción de Soda Stereo en la previa para compensar.


También podemos completar el checklist de la “banda de rock abrazada a ideales altruistas”, a saber: menciones a Amnesty Internacional, víctimas de Japón, portadores HIV en África, militantes por los derechos civiles y la democracia perseguidos en varios puntos del globo, y podemos continuar con muchos etc.


Para el cierre una reflexión sobre la persistencia de inventos básicos a pesar del descomunal desarrollo tecnológico alcanzado por el hombre: el inicio del recital se retraso por una inoportuna lluvia sobre la ciudad de La Plata… millones de dólares en infraestructura, logística y equipamiento para terminar realizando el ajuste final para poder comenzar el show con un secador para correr el agua acumulada sobre el escenario. Genial.